Nadar durante el embarazo

Una de las grandes ventajas de tener una piscina en casa es practicar la natación, deporte recomendado para todas las edades por sus numerosos beneficios para la salud. Es, además, una de las actividades físicas más aconsejables para las mujeres embarazadas.

Durante los nueve meses de gestación, en los que el cuerpo de la mujer experimenta grandes cambios, no se debe descuidar el ejercicio físico. Son muchos sus beneficios: ayuda a sobrellevar mejor las molestias del embarazo, prepara al cuerpo para el parto y la recuperación tras dar a luz, además de que contribuye a evitar el sobrepeso.

Eso sí. Esta actividad debe realizarse siempre de forma moderada, para no someter al organismo a un esfuerzo excesivo que pueda causar efectos negativo. Durante esta etapa el cuerpo ya de por sí hace un esfuerzo extra, sobre todo el corazón, el sistema circulatorio y el respiratorio. Por lo que en ningún caso es positivo un exceso de fatiga.

Y recuerda: al iniciar un deporte durante la gestión es preciso comentarlo previamente con nuestro médico. Por otro lado, hay que tener en cuenta que siempre debe iniciarse una vez superado el primer trimestre de gestión, para eliminar posibles riesgos de pérdida del bebé.

Dentro de las opciones deportivas existentes, la natación es una de las más acertadas. La ingravidez que nos proporciona el agua favorecen la libertad de movimiento, de manera que la embarazada puede realizar con facilidad muchos ejercicios que fuera del agua le supondrían un esfuerzo mucho mayor.

Supone un gran alivio “olvidarse” de ese peso adicional que lleva todo el día consigo mientras está fuera del agua. Además, la posición horizontal que adquirimos para nadar facilita una mayor distribución del peso sin sobrecargar una zona específica.

Los ejercicios en la piscina también sirven para tonificar los músculos que más sufren durante la gestión, así como los que más tendrán que trabajar en el parto.

Además de todo esto, la natación activa la circulación sanguínea, muy útil para evitar varices o hinchazones en algunas partes de nuestro cuerpo, como los tobillos, debido al peso que deben soportar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s